Fandigital y Comicdigital emplean cookies para determinadas funcionalidades. Si continúa navegando asume la aceptación de las mismas.
HK noir (19): Motorway - Pantalla Invisible - blogs de cine
Buscar en
Estás en CINE >> BLOGS >>

HK noir (19): Motorway

Un artículo de Eduard Terrades Vicens || 02 / 12 / 2012
Pantalla Invisible

Soi Cheang es uno de los máximos representantes actuales del cine negro hongkonés en todas sus acepciones más desquiciantes: desde el “polar” urbano ultra violento (Dog Bite Dog) hasta el cine de tríadas más extremo y original (Love Battlefield, con una historia de sacrificio romántico increíble), pasando por el thriller con connotaciones sobrenaturales (Accident). Pero no solo vive del género policiaco, pues su versatilidad va mucho más allá, extendiéndose al “wuxia” (The Monkey King) o al terror (las extrañísimas New Blood o Home Sweet Home). Lo que sí es característico en su estilo son los ambientes oscuros, lúgubres o nocturnos, aceptándose como un grado formal de calidad de su sello personal. La misma fórmula se repite (y se consolida) en Motorway (2012): uno de los largometrajes más plásticos e interesantes, desde el punto de vista técnico, que se han rodado en el último año en la ex–colonia británica, un gran trabajo de orfebrería que viene a avalar ese cine minimalista impuesto por la Milkyway Image (la productora del maestro Johnnie To y principal accionista de esta producción) y la elegancia visual del propio Cheang.

Pantalla Invisible



Si hay algún referente contemporáneo en Hong Kong, con respecto al cine de persecuciones automovilísticas, éste es el que ha venido filmando Benny Chan en los últimos trece años (desde Gen-X Cops), pero sus adrenalíticas carreras por las autovías hongkonesas no suelen ser las máximas protagonistas en sus filmes, sino que complementan y realzan las escenas de acción (a excepción, tal vez, en Connected). Igual sucede en algunos de los últimos filmes de Dante Lam en que, y a diferencia de los de Benny Chan, las persecuciones forman parte activa de la trama o de algunos conflictos que envuelven a los personajes y que determinan sus actitudes punibles ante la ley (sin ir más lejos en Beast Stalker). ¿Pero desde cuando las persecuciones policiales por las bulliciosas calles y laberínticas carreteras secundarias del Pico Victoria de la isla principal de Hong Kong habían sido las protagonistas absolutas durante noventa minutos? En Motorway se halla la respuesta.

Pantalla Invisible



Hemos de advertir, pues, que estamos ante un thriller en el que se da mucha más relevancia a la plasticidad de sus imágenes, quedando su trama diluida en un “tête-á-tête” entre la espitosa persecución de un joven agente de tráfico (Shawn Yue, demostrando todo su potencial como actor) obsesionado con las carreras automovilísticas y un chófer (Guo Xiaodong) que ofrece sus servicios a maleantes. Una trama aparentemente sencilla, pero que aguarda una emocionante relación casi paternal entre el policía veterano (un extrañamente comedido Anthony Wong) y su joven pupilo, que quiere aspirar a convertirse en un agente del orden modélico cazando al criminal más huidizo de toda la zona administrativa especial de Hong Kong. Es aquí en donde el filme debe leerse entre líneas: Cheang, reinterpretando los códigos de los clásicos relatos cantoneses sobre espadachines (el llamado “wuxia”) y el cine de artes marciales, ofrece una relectura actualizada sobre el vínculo emocional que se establece entre la figura del “si fu” (el maestro, encargado de guiar moralmente a sus alumnos) y su privilegiado aprendiz (que con tal de evolucionar, tanto mental como físicamente, es capaz de aguantar estoicamente sus enseñanzas). Es esta relación la que sostiene y ensalza la esquemática trama, pues el policía experimentado, como tutor que es, intenta aconsejar a su alumno (y compañero de patrulla) para que no erre en su madurez como policía. En contraposición, ve en él la juventud que ya ha perdido por el paso inevitable de los años: una última oportunidad para sentirse un hombre de la ley útil, justo antes de jubilarse, aunque su intervención en la búsqueda y captura de esos delincuentes, decididos a cometer un sigiloso asalto en una importante sede bancaria, termine en fatales consecuencias.

Pantalla Invisible



Esta producción tendenciosamente esteticista, técnicamente, resulta impecable, siendo reforzada su milimétrica composición angular (planos que están encuadrados con la máxima precisión y que resultan destellantes cuando están tomados desde el interior de los coches o desde los retrovisores de los mismos) por la fotografía nocturna y la música minimalista. Y es que si algún elemento técnico es digno de mención especial es su banda sonora: con cuatro acordes, una guitarra eléctrica, un xilófono y sintetizador, se lograr recrear una atmosfera especial, teñida de negro, que permite captar la atención de nuestras retinas y mantenernos en tensión durante buena parte del metraje. Esta cualidad añadida es obra y gracia de los compositores franceses Alex Gopher (célebre dj de Versailles especializado en house) y Xavier Jamaux (atención a su melancólica partitura para The Sparrow de Johnnie To) que, sin ser muy pretensiosos, ayudan a insuflar ese aire enherbolado que nocturnamente asfixia los callejones y rutas secundarias.

Pantalla Invisible



Es por lo tanto incomprensible que no se conecte con esta producción que nos retrotrae al Hong Hong “noir” de los últimos tres lustros, y que además cuenta con las ingeniosas piruetas diseñadas mayoritariamente por Chin Ka Lok, un ya legendario especialista que ha trabajado en decenas de producciones de acción y que se reinventa con nuevos retos acrobáticos que, puestos en el contexto de la ficción, no resultan del todo inverosímiles. Sea como fuere, y a pesar de las buenas críticas y aceptación que si tuvo en su país de origen, de momento está siendo ignorada por ese público festivalero que luego adora producciones similares de otras nacionalidades no asiáticas. Dejarse llevar por los derrapes emocionales de estos dos camaradas debería convertirse en toda una lección de aprendizaje sobre el grado de formalidad y jerarquías sociales que han existido y existirán en este país tuneado por la mole comunista.

Ediciones disponibles: editada únicamente en Hong Kong en DVD (zona 3) y Blu Ray (región A), con “making of” incluido en ambos formatos.




Pantalla Invisible

La sección en donde se dará a conocer obras perdidas del cine, de ayer y de hoy, con el objetivo de que lleguen al espectador con mayores inquietudes cinéfilas

Actualización: Lunes.

Blog administrado por Eduard Terrades

ARTICULOS DE PANTALLA INVISIBLE

Buscar PANTALLA INVISIBLE en

Buscar PANTALLA INVISIBLE en NEWS









© Revista Fandigital.es 2000-2014
Revista iPad / | Contactar